29 de noviembre de 2016

Legionarios de Marte - Sagitario, el Templario

"Una de las ventajas de las buenas acciones es la de elevar el alma y disponerla a hacer otras mejores" - Jean Jacques Rousseau, filósofo francés.


Imagen web

"Excelentísimo Gran Maestre: 

La batalla concluyó por fin. La Ciudad Santa está tan a salvo como puede estarlo, dadas las circunstancias. Aun así, me pregunto, ¿cuál es el precio que hemos pagado por lograrlo?
La Orden ha sufrido incontables bajas; no es una deshonra que pretendo ocultar, pues hemos atravesado durísimas pruebas desde el asedio que, por poco, nos deja sin el sustento que fortalece a los hombres, sean éstos santos o infieles. 
Deberíais conocer que, quienes permanecemos en pie por gracia del Altísimo, tenemos por delante una labor sumamente ardua, pues ha sido Su voluntad que la victoria descendiera sobre estos Pobres Caballeros de Cristo como signo de bendición, pero, también, como prueba de entereza.  
Os encomiendo, sin más, el reabastecernos de hombres tan pronto pongáis vuestros ojos en esta misiva.        
Con las manos en la Cruz, os saluda 

 Bohemundo de Tarento"

. . .
  
Esgrimiendo su fe como espada, Marte en Sagitario nos presenta el panorama de uno de los Legionarios más devotos y admirados, más allá de toda controversia: el Templario
Como haríamos bien en esperarnos ante toda combinación Marte-Fuego (elemento), el deseo de manifestarse surge aquí como el motor que impulsa todas sus acciones; así sean menos avasallantes que las de Marte en Aries, y no del todo auto-centradas como las de Marte en Leo

Pero, -como buena motivación sagitariana-, se nos aparece la pregunta: ¿Quiénes fueron estos guerreros? 
En principio, no eran estrictamente guerreros, sino monjes con fines militares; la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo fue concebida como una senda monástica que asegurara el bienestar de los peregrinos que se encaminaban a Tierra Santa. Sus promotores fueron Hugo de Payens y Godofredo de Saint-Omer, partícipes de la Primera Cruzada

Cuenta una leyenda que el origen de la famosa imagen que acopió la Orden como sello, -la de dos caballeros sobre un mismo corcel-, simbolizaba a Hugo y a Godofredo, ambos en tal pobreza que tenían un solo caballo para compartir. Esto nos da una pauta de la generosidad del Centauro y es un guiño que nos liga con la mitad equina de la criatura.

No obstante, la abundancia típica de Sagitario no se hizo esperar demasiado. A medida que fue engrosando sus filas con devotos servidores y ganando renombre, la Orden recibió tierras, castillos y riquezas que la hicieron depositaria de un notable poder, aunque los mismísimos Caballeros del Temple no poseyeran mucho más que cualquier mendicante. 
Es fácil ver cómo cuando esta posición de Marte se encamina en pos de sus amplias metas, todo lo que necesita sale a su encuentro; pero debe haber honestidad en ellas.

Pese a no siempre contar con el factor "ventaja numérica" en las batallas, los monjes-soldados eran sumamente temidos por sus rivales musulmanes. Estos últimos los señalaban -paradójicamente- como demonios, por su brutalidad y entrega absoluta a la hora de combatir. Y es que, a decir verdad, no hay mejor combinación para un eximio guerrero que luchar bajo la convicción de una causa rayana en lo divino; cosa que se aplica muy bien a Marte en Sagitario.

El hecho de que el desarrollo de un Templario, durante su carrera como tal, transcurriese en lejanos parajes, desposeído de cuanto no aludiera a sus votos y tratando cotidianamente con una lengua, costumbres y -por sobre todo- creencias extranjeras; es un punto que remarca aspectos de esta asociación planeta-signo, en donde se aprecian la conexión con los viajes, el movimiento constante y el impulso de atravesar fronteras físicas, mentales y/o espirituales.

El arma de estos avocados luchadores no era lo más característico en ellos; una lanza larga, una espada de doble filo, una maza turca, un hacha, un puñal y el típico escudo con la cruz pintada constituían su arsenal. Una vez más, la abundancia del noveno signo a disposición del belicoso Marte.     

Con Marte en Sagitario vemos la importancia de tener el panorama esclarecido para actuar. Sus palabras de relevancia son Conquista, Acción Transparente y Búsqueda de la Verdad. Al principio, antepone el "más" al "mejor", y allí se comporta como un imperialista. Luego, cuando reconoce que sus metas requieren de total honestidad, su forma de actuar cambia, tomando renovado sentido. En última instancia, sabrá que aquello que pretende alcanzar es su propia verdad. 

Las creencias religiosas de estos hombres, adiestrados tan estrictamente en el combate como en la fe, permiten comprender a qué se atiene uno cuando este Legionario aparece en el mapa celeste de un nacimiento. Creer que se puede empatar -no hablemos de ganar- una discusión ideológica con él, sería sobrestimar la buena fortuna de quien lo intente; salvo, quizás, si es uno de sus pares. 
De una u otra forma, conviene imitar la elevada esencia de este emplazamiento cuando ha llegado a pulirse en pos de una mejor versión de si mismo
¿Y eso cuándo sucede? Pues, cuando descubre que lo que siempre estuvo buscando no estaba ni muy alto, ni muy lejos, ni muy esparcido en la existencia; cuando reconoce que hincando la rodilla, gana más batallas que imponiendo una cruz. 

. . .

Fuente de apoyo: www.ordendeltemple.com

21 de noviembre de 2016

Sagitario, el Silencio que conquista la Verdad



http://steel-eyes.deviantart.com/


Siguiendo el curso de las estaciones, que nacen de la relación amorosa entre la Tierra y el Sol, la primavera comienza su último tramo con la llegada anual de Sagitario

Habiendo sobrevivido a las pruebas que nuestra alma individual preparó durante el paso del Sol por Escorpio, nos sentimos rebosantes de energía ante las brillantes perspectivas que se abren delante. Y es que, toda la presión que se nos impuso en aquel paso previo, se libera, durante esta época del calendario, con la potencia que necesitamos para alcanzar las metas anuales perfiladas entre Marzo y Abril.

Sagitario es, para la Astrología tradicional, sinónimo de bondad, alegría y abundancia; al punto tal que, Júpiter, su regente, está rotulado de "benéfico mayor". Demás está aclarar que, semejante título, ha sido abusado y -paradójicamente- sobrevaluado por generaciones que se han abierto de brazos esperando una lluvia divina que nunca llegó. 

Dicha abundancia, clave en este estadio, surge de los ocho escalones previos; es decir, no hay pases mágicos que no sean la consecuencia de haber elaborado y reelaborado un determinado impulso, proyecto, acción, sentimiento... En otras palabras, sería como esperar recibir los frutos de un árbol sin haber plantado antes la semilla -o sin haberla cuidado, siguiendo de cerca su proceso-.

Es así que nos vamos acercamos un poco más al verdadero significado de este signo, puesto que, por mucho cielo que el Centauro prometa, él bien sabe que necesita de la tierra bajo sus cascos para ser un verdadero Arquero, y lanzar con propiedad sus flechas.

Ahora bien, a medida que llega la etapa del fin de año gregoriano, toda esa potencia y abundancia se nos escurren de las manos. ¿En qué cosas? En comprar los mejores regalos, cambiar el arbolito de Navidad, planificar las vacaciones, reunirnos con todos los amigos y conocidos que no pudimos cruzar durante el año, entregar los trabajos atrasados, resolver trámites pendientes, correr, hablar, correr, hablar, correr y hablar... Y toda esa carrera verborrágica, ¿a qué meta nos catapulta? 

Los festejos navideños solían ser -hace siglos- un momento para reecontrarse. ¿Con quién? ¿Con la familia y los seres queridos? Sí; pero, y más que nada, con uno mismoEsto desata la siguiente pregunta: ¿Cómo puede hallarme, entonces, entre tanto barullo mundano?

Volviendo, una vez más, a la sabiduría de las Doce Virtudes, tenemos que, precisamente en Sagitario, la virtud a practicar es el Control del Pensamiento y de la Palabra. Esto no significa hacer un voto de silencio por treinta días, sino que expresa la necesidad de retirarnos por unos minutos u horas durante el día, con el fin de acallar la sordina externa y escuchar al Ser interior. 
De esta manera, el silencio dará su valiosísimo fruto: la Percepción de la Verdad, de aquello que es verdadero para nuestro desarrollo esencial y que perdemos de vista -con frecuencia- en el trajín.

La lección del Centauro, último signo de Fuego a transitar en la rueda cíclica, es la caricia de un maestro amoroso que nos alienta a dar con nuestro propio camino, la protección de un benefactor. Incluso a sabiendas de que podemos errar, él nos conmina a ejercitar más los oídos que la lengua, para así ser genuinos y dar con las certezas que tanto necesitaremos para ir cuesta arriba en el próximo escalón, que será el más empinado; aunque, como dicen, "la fe mueve montañas".  

    
     
        

15 de noviembre de 2016

Legionarios de Marte - Escorpio, el Ninja

"Conocerse a sí mismo es estudiarse a sí mismo en acción con otra persona" - Bruce Lee, artemarcialista y actor estadounidense.


El tiempo cura todas las heridas. El tiempo socava todas las murallas. El tiempo muerde en silencio, administrando su veneno corrosivo a las almas de metal. 
Una vez fui testigo de cómo un arrebato de tiempo se llevó sus vidas; uno a uno sucumbían ante su poder. 
El tiempo tiene a sus vasallos, que cumplen con su voluntad inexorable, Hoy, yo seré uno de ellos. No es nada personal; sólo respondo al título con el que me ha favorecido, tras décadas de servicio.
Hoy, me conocerán como el "Administrador de la Venganza".     

G.F.

. . . 


Marte en Escorpio se encuentra en casa propia. Aunque, tras la incorporación de Plutón como regente oficial del signo, haya tenido que ceder las llaves, (cosa que no le hizo gracia), existe un antigua y tradicional afinidad entre ambos, planeta y constelación.

Si bien esta posición revela -en líneas generales- un efectivo uso de la energía marcial, hay que distinguirla de Marte en Aries en cuanto a la búsqueda del momento propicio para su liberación. Es decir; con Marte en Aries la persona actúa movida por su deseo sin darle tanta importancia al contexto, mientras que, con Escorpio, existe siempre una vuelta de rosca. El individuo espera, aguarda agazapado como predador el momento que percibe como más oportuno para accionar.

Por supuesto, esto conlleva un enorme dominio de sí, y aquí es cuando se presenta nuestro misterioso Legionario: el Ninja. ¿Qué es un ninja, más allá de las adaptaciones cinematográficas? En el antiguo Japón, eran maestros del espionaje y la guerrilla. Ellos representaban la contraparte inmediata del Samurái, quien era la encarnación del guerrero noble y con códigos. 

No es que los Shinobi (de shinobi-mono, "persona que espía") no tuvieran reglas; las tenían, y eran tan estrictas como las de sus honorables rivales. Pero el trabajo sucio que realizaban en las sombras no les daba la mejor reputación. Eran temidos por sus capacidades sobrehumanas, que eran el resultado de un riguroso y cruel entrenamiento. Introducirse en castillos sin ser vistos, desplazarse sobre la verticalidad de los muros y ser infaliblemente letales en sus encargos, eran algunos de los méritos por los que eran contratados. 

Los Ninjas formaban clanes, (otra diferencia con los Samuráis), que, a su vez, vivían en constante guerrilla con otros clanes regionales. No obstante, llegada la circunstancia, un Shinobi podía pedir ayuda a otro que perteneciera a su clan, aunque estuvieran en diferentes regiones. Es evidente, en esto último, cómo la búsqueda escorpiana de actuar en fusión con otro/s se manifestaba en estos guerreros, recordando un poco a lo que en occidente conocemos como mafia

Existieron todo tipo de armas que estos intrépidos asesinos tuvieron a su disposición; no obstante, la más representativa entre ellas fue el shuriken -o estrella ninja-, que consistía en un artefacto metálico arrojadizo con forma estrellada, cuyas puntas afiladas se incrustaban en la carne sin clemencia. Este proyectil les permitía la ventaja de atacar a distancia con mucha efectividad, puesto que, al estar untados con veneno, hasta un leve roce bastaba para matar. 

Marte en Escorpio nos deja como ideas clave de su combinación la Estrategia, la Determinación y la Acción Sinérgica. Aprovecho para diferenciar esta clase de estrategia con la libriana; en la Balanza, lo estratégico pasaba por ver cómo podía hacer coincidir mi deseo con el del otro; en cambio, el Escorpión hace planes para que su deseo sea vea realizado esperando el momento indicado, caiga quien caiga. Esto, claramente, puede tornarse en la sombra de dicha mezcla.
Por otro lado, menos sombrío, aparecen la Determinación, clave a la hora de tomar decisiones con sangre fría y de definirse hacia un curso de acción; y la Sinergia, como elevada motivación del signo que lo lleva a unir su energía a la de otro/s con el fin de lograr algo mucho más grande que lo individual.                    
Como Leginonario, Marte en Escorpio cumple con la promesa de ser una pesadilla viviente en la figura del Ninja. Puede ir muy profundo en sus búsquedas y, sin embargo, parecer de hielo ante todo lo sensible. Quizás, su camino de transformación comience cuando deje de buscar la ganancia egoísta como resultado de acciones muy premeditadas. Pero, para ello, deberá dar un paso clave, de esos "a todo o nada" que tanto lo estimulan: soltará cuando deba soltar, y retendrá sólo aquello que le hace crecer. Después de todo, él sabe que el poder no reside siempre en las mismas manos.      
       

. . . 

Fuentes de apoyo: http://legadohistoria.blogspot.com.ar/

23 de agosto de 2016

Legionarios de Marte - Libra, el Samurái

"Una idea que se ha desarrollado y puesto en acción es más importante que una idea que sólo existe como idea" - Sidarta Gautama Buda. 



Tomó sus espadas y, sin decir palabra, se apartó del campamento. Ella tuvo el impulso de seguirlo; siendo una maiko, no debería incurrir en semejante desacato, pero poco le importó lo que fueran a decirle. Había algo en el rostro de él, hermético y distante, que le hacía querer estar a su lado para ver quién era en verdad el hombre detrás de la máscara de hielo.
Cuando alcanzó el lago Motosu, se detuvo a distancia prudente para observarlo. Él arrojó las vainas de ambas katanas y se dispuso a entrenar a solas, con el viento y el agua como maestros.
Pasaron horas hasta que, por fin, dio señales de notar su presencia. Ella sintió su cuerpo temblar ante la mirada del guerrero; desconocía todas las reglas del bushido, y podía estar en graves problemas.
Guardando sus armas, él se acercó hasta donde ella aguardaba; inmóvil, temerosa, pero decidida. Sus ojos almendrados la traspasaron como un filo y, entonces, ella se lanzó a sus brazos. No pudo verle el rostro, pero el cálido abrazo que él le devolvió tuvo que haber podido derretir el hielo.

             G.F     
 . . .       


El Samurái es la perfecta imagen del guerrero refinado, disciplinado y con un alto sentido del honor y respeto por los códigos éticos comprendidos en el bushido (camino del guerrero). Estas cualidades encajan muy bien con la posición de Marte en Libra, convirtiendo al guerrero oriental en el mejor candidato para este Legionario.

Los Samuráis son parte del pasado más icónico de Japón, junto con las geishas y maikos (aprendices de geishas). Su comienzo fue modesto; se crearon para defender territorios que el gobierno dejaba sin protección. Con el correr del tiempo se volvieron cada vez más populares e influyentes, escalando hasta el tope de la estructura social, justo por encima de los granjeros, artesanos y comerciantes. Muchos de ellos pasaron de vivir humildemente a vivir en castillos, bajo el ala de los señores feudales.

Cuando durante el período Edo se alcanzó un paz relativa y estable, estos nobles luchadores fueron adquiriendo más poder social hasta convertirse en burócratas, maestros o artistas; lo que nos da una clara pauta de los escenarios de acción en los que puede desempeñarse mejor la energía de este Marte, que claramente no busca el enfrentamiento por el mero enfrentamiento o para probar su hombría.  

Tan alto es su sentido del honor, que una de las prácticas más conocidas de esta clase guerrera es el temido seppuku (o harakiri). Mediante este acto, cuando un Samurái fallaba en su misión o deshonraba a su código, procedía a quitarse la vida atravesándose, con su espada, las entrañas. Marte en Libra puede volverse, merced de su inquieto sentido del equilibrio, demasiado "purista" en sus acciones, y así intentar sacrificar -sin éxito- sus propios deseos en pos de la aceptación social.

Otro dato curioso que nos remite a esta posición del planeta rojo es el hecho de que el título de Samurái no estaba reservado exclusivamente a los hombres, sino que se llegó a compartir con grupos de mujeres. Las Onna-bugeishas se volvieron muy populares: eran esposas, hijas y hermanas que apoyaban el arte de la guerra para defender sus casas y familias.  

Cabe destacar que esta clase guerrera era también auténtica exponente de una moda creada -en realidad- para proteger el cuerpo y ganar mayor velocidad y soltura de movimientos durante los combates. Aquí es notable el guiño a un Marte que pone mucho de su energía en la estética, y, por sobre todo, en lo que a través de ella puede obtener y representar en sociedad. De hecho, el famoso "peinado-rodete" de su época revivió hace poco en la nuestra y se convirtió en tendencia para el público masculino.

El arma por excelencia del Samurái fue la katana; una espada curvada y liviana de terrible filo que, según dictaba el bushido, debía ser considerada como parte del alma del guerrero. De ahí toda la ritualización que conllevaba portar una de estas características espadas. El hecho de necesitar conectar el arma personal con una idea más elevada de lo que en sí representa, es una forma que tiene Marte en Libra de sublimar -aunque sea un poco más- la "artes bélicas" para las que a veces cree que no ha nacido.

Palabras claves tenemos tres: Acción Ecuánime; Justicia y Estrategia. En la primera, y para mí, la más elevada, esta combinación planeta-signo aplica el paso previo de evaluación interior de las circunstancias para así descubrir dónde termina su deseo y empieza el del otro. Esto conlleva a una forma de actuar más justa y equilibrada para ambas partes. En cuanto a la estrategia; puede utilizarla para apoyar lo ya mencionado o, por el contrario, pasarse la vida vacilando sobre sus decisiones y sopesando las posibles reacciones del entorno.

En definitiva, un Samurái es casi un artista en su oficio: no sale cercenar miembros por sed de sangre o venganza, ni es un bárbaro que viste pieles y se refugia en la foresta. Su elevadísimo sentido del honor y el deber lo mantienen por encima de muchos otros guerreros. Es un Legionario único, sereno y refinado. Claro que, en batalla, puede ser implacable; sin embargo, sus códigos inquebrantables y su observación de las leyes internas le recuerdan no hacer nada que él mismo no experimentaría. 


. . .    

  
Bendiciones y gracias por leer. 


Fuentes de apoyo: http://conoce-japon.com/ - http://www.losmasraros.com/ 



6 de agosto de 2016

Venus en Virgo y el Amor Supeditado

¿Es fría? ¿Parece distante y esquiva? ¿No se relaciona abiertamente o le cuesta compartir? Todas estas preguntas que recuerdan a un control sanitario apuntan hacia una precisa posición en el Zodíaco: La doncella más casta.   

. . .

En el día de ayer Venus, con su flamante título de ser "el planeta del amor y las relaciones", entró en el signo de la Virgen. Esto sucede una vez al año todos los años, y no es demasiada novedad; sin embargo, me gustaría dejar constancia, a mi propia manera creativa, de qué significa realmente esta posición tan peculiar. 

Cuando publiqué los Venus Retro-Hits hace algún tiempo me ocupé de ella; no obstante, tengo la certeza de que cada combinación de signo-planeta tiene más de una capa o faceta en en las que siempre es fructífero ahondar con cierto criterio. 

Quien haya leído o escuchado algo al respecto es consciente de que en Astrología Clásica Venus en Virgo es considerada como una ubicación delicada, para la que se ha usado la designación de estar en CaídaSi bien el término lo dice todo, es válido recordar que reciben esa distinción los planetas que se hallan en el extremo opuesto al signo en el que -supuestamente- muestran sus mejores cualidades; ergo, no estarían dando lo mejor de sí mismos y es como si estuvieran inhibidos de alguna manera.

El signo de la exaltación de Venus es Piscis; dadas la apertura, la sensibilidad, la empatía y el sentido artístico-espiritual de los Peces, es comprensible, si tenemos en cuenta lo que Afrodita representa, que se explaye sin barreras en ese tramo del Zodíaco. Y hablando de barreras, en la punta opuesta aparece Virgo, con su estricto sentido de los límites, su necesidad casi obsesiva de higiene, la capacidad de ser muy crítico y esa tendencia a refugiarse en el ostracismo sentimental.  A primera vista no se presenta como el mejor lugar para la diosa del amor y la belleza, que busca compartir y no excluir. 

Dada mi preferencia en utilizar imágenes y música, -y todo tipo de recurso artístico al que pueda echar mano para hacer la Astrología más amena-, me valdré del siguiente videoclip musical de la banda anglo-americana Garbage "Tell me where it hurts" ("Dime dónde duele"), con el fin de encontrar alguna llave que acceda al cinturón de castidad que le han impuesto a esta Venus. 

Una de las primeras cosas que vemos en la historia es una mujer muy provocativa, pero con cierto desinterés por mostrar demasiado de sí, en todo sentido. Ella opta por la intimidad en un cuarto estrecho, con lo mínimo indispensable; una cama, unas cortinas y punto. Ahí es cuando la vemos liberarse completamente de esa fachada (obviemos el rojo) para mostrar su auténtica, pero soterrada, voluptuosidad venusina (V.V)

Llegamos al punto inevitable en el que se nos hace obvio que la cantante interpreta a una suerte de trabajadora del placer de altísimo nivel. ¿Pero es realmente así? Venus en Virgo en Casa X era una de las posiciones específicas que los astrólogos antiguos señalaban como "tendencia a la prostitución", estamos de acuerdo. ¿Sería merced de las indelebles asociaciones que ligan a Virgo con el trabajo y a Venus con el placer y el hedonismo? 

Sigamos mirando. El joven que en el video parece tener la bendita llave se ve algo indiferente al principio, pero entonces las imágenes cuentan otra cosa. En un trasfondo de sumisión vemos un sólo beso repetido: uno sólo, pero delicado, efímero y elocuente al ser justamente ella quien parece rechazarlo... ¿o será que le cuesta aceptarlo como muestra de afecto?

Si vamos a la letra encontramos las siguientes frases que aportan más luz a la cuestión: "He sido amada pero nunca supe cómo sentirlo, y he sido adorada pero no sé si alguna vez lo creí; he sido amada toda mi vida pero nunca supe cómo tomarlo". Queda en evidencia cómo cerebraliza los sentimientos al punto de darles ubicación y rótulo; "lo excedente" es caos, y no sabe qué hacer con ello.    

Finalmente, la trama nos revela un desenlace inesperado: Venus en Virgo no triunfará en la filantropía, pero sabe abrirse a quien la necesita y pide su ayuda. No le interesa congraciarse superficialmente, y tal vez es demasiado humilde o centrada en los detalles de su propio mundo interno para ser devota de las grandes demostraciones de amor. ¿Y acaso para ello no están los demás signos? El Cosmos la ubicó en su lugar con un rol muy específico, arquetípico o más mundano, para que su virtud fuera, -precisamente-, conservar la virtud.





Bendiciones y gracias por leer. 




28 de junio de 2016

Legionarios de Marte - Virgo, el Monje Shaolin

"Siempre se debe preferir la acción a la crítica" - Franklin D. Roosevelt, 32° presidente estadounidense.

"Bareheaded Shaolin Monk" - Junefeier deviantart

-Wuseng Mao, tus hermanos están listos para la expedición. ¿Está seguro de que es necesario arriesgarse tanto?
-Nadie más puede hacerlo, Venerable. 
-Pero la prudencia advierte que trece hombres contra el ejército de Wang no es un número esperanzador; aunque sean versados en el arte del Kung Fu...
-El futuro Emperador corre peligro, y también nuestra tierra. ¿Acaso seríamos algo sin ella? ¿Tendría base sólida nuestro amado templo?
-Estás determinado, como sólo un monje guerrero puede estarlo. Ve con tus enseñanzas entonces.  
-Descuida, no somos sólo trece; la fuerza del tigre y la sabiduría del dragón están de nuestro lado.    
  
G.F.
. . .

Meditando desde antes del amanecer hasta el crepúsculo, Marte en Virgo consagra su enorme caudal de energías para auto-superarse cada día un poco más. Como Legionario, es el Monje Shaolin, cuyo entrenamiento en artes marciales sólo puede ser equiparado con su perseverancia meditativa. 

Y es que un Marte tan inquieto como el que visita al mercurial Virgo debe hallar la manera de canalizar los impulsos que su maquinaria mental genera casi constantemente. Por ello, la disciplina y la filosofía budista son los cuerpos que sostienen el alma de esta visión Shaolin, que implica todo un completo modo de vida.

El Monje Guerrero nació como producto del hindú Bodhidharma, quien se estableció en el templo ubicado en Henan, China, en el año 527 a.C. para difundir el budismo. Una vez allí, desarrolló técnicas de meditación y ejercicios para el cuidado de la salud en general. Finalmente, el arte del Kung Fu prendió tan bien entre los estáticos religiosos que terminó por superar en fama a la vida monástica del lugar. 

La disciplina Shaolin se ajusta de manera idónea para Marte-Virgo debido a que esta combinación se encuentra saludablemente operando siempre que mantenga una rutina determinada, haga ejercicio físico y le de un espacio a su agitada mente obsesiva por corregir las imperfecciones mundanas a través del acto meditativo. De esta manera logra evitar los cortocircuitos tan frecuentes y obtiene enormes beneficios al conectar con el Universo, que sigue existiendo más allá de la propia celda. 

Como Monje, los deseos que desata el planeta rojo, -sobre todos los carnales-, terminan por ser sublimados en pos de la búsqueda espiritual. Y para ello vemos que no existiría posición más armónica con la filosofía budista y su premisa del "no-deseo" como camino hacia la liberación de la rueda kármica del Samsara (la constante de muertes y reencarnaciones).

El arma más letal en manos de este guerrero es una simple y sencilla vara, preferentemente de roble o bambú, con la cual es capaz de las destrezas más asombrosas y letales, todo gracias a su feroz entrenamiento. De hecho, los trece monjes legendarios que rescataron al príncipe Li Shimin, que luego se convertiría en Emperador, llevaron a cabo su hazaña valiéndose de estos bastones, conocidos como

Acción Supeditada a un determinado contexto -por eso es un Marte que funciona muy bien como empleado o subordinado, más que como dirigente-; y Discernimiento son las palabras claves que acompañan a este juego de signo y planeta. A veces, tomar decisiones rápidas no es lo que mejor le sale pues, con el afán de ser preciso, su mente vacila en un laberinto antes de responder. 

Marte en Virgo ha encontrado la clave de su existencia en el provechoso equilibrio de las fuerzas físicas y contemplativas. Un Monje Shaolin, que suele ser también médico tradicional, atraviesa constantes pruebas en su formación que le exigen entereza y concentración al límite; pero si se cae, se vuelve a levantar, una y otra vez. Después de todo, sabe que sólo con pequeños pasos de hombre es que se recorren las grande distancias. 


. . .        

Bendiciones y hasta el próximo Legionario. 

Fuentes de apoyo: http://www.shaolinwugong.com; http://www.shaolinspain.com. 
     
    

23 de junio de 2016

Sol en Cáncer y una reflexión sobre las Emociones


Con el Sol transitando Cáncer es propicio hacer una reflexión sobre las emociones. Los signos de Agua (Cáncer, Escorpio y Piscis) son los que mejor las reconocen, pues viven elaborándolas y reelaborándolas en el día a día; pero todos convivimos con ellas en mayor o menor medida. Incluso si hay quienes las niegan o las reprimen, allí siguen operando, aunque como olla bajo presión.

Las emociones están a nuestro servicio como indicadores para que aprendamos de ellas a conocernos en profundidad. Ninguna emoción debería ser duradera al punto de que termine enquistándose y afectando nuestro equilibrio, que es la salud. Si elegimos quedarnos con ellas y retenerlas, será entonces nuestra responsabilidad lo que generen en el cuerpo físico, sin importar qué o quién las incitó.
Debemos comenzar a ser conscientes de que nuestras emociones son, precisamente, nuestras por sobre todas las cosas. Si se activan, es para avisarnos que hay algo que nos está estimulando o dañando, y que debemos tomar nota de ello a tiempo.

Muchas veces, queramos o no, las emociones nos llevan a determinadas reacciones que desatan nuevas emociones en los demás, engendrando a su vez un nuevo conjunto de reacciones en respuesta. La cadena es bastante obvia aquí, pero en la práctica puede llevar a decisiones impensadas y bruscas que luego nos darán más dolores de cabeza que si nos hubiésemos tomado el espacio para interpretar las señales del propio mundo emocional. Deberemos entonces cargar con la cruz de los resultados de esas reacciones; aunque ya será tarde para deshacerlas, todavía existe la posibilidad de redimirnos si estamos dispuestos a soltarlas y dejarlas ir. 
Después de todo, las emociones son tan claras como el Agua: si se las deja seguir su curso asimilando la experiencia, nos liberan; si nos aferramos a ellas y las estancamos, nuestro Ser se enturbia y a la larga se corrompe.       



. . . 

¡Bendiciones para todos!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...